Inspirado por la competición, técnico y de rasgos duros, el prototipo IDx NISMO fue diseñado por personas que crecieron jugando a videojuegos de carreras. Se inspira en pilotos del pasado, reviviendo en un coche real toda la emoción de la experiencia de conducción virtual de la actualidad.